Inicio Noticias ¿Cómo podrían los Cowboys tener un buen arranque en la temporada 2021?

¿Cómo podrían los Cowboys tener un buen arranque en la temporada 2021?

359
0

Este jueves comienza oficialmente la temporada 2021 de la NFL. En el caso de los Cowboys, esta será una nueva oportunidad para tratar de cumplir las altas expectativas que genera su roster. Y no sólo eso. Este año, el equipo vaquero tiene el firme propósito de borrar el mal desempeño que tuvo en la pasada campaña.

Recordemos que, en la temporada 2020, los Cowboys tuvieron un año para el olvido: un record de 6-10, las bajas por lesión de Dak Prescott y muchos jugadores clave, además de alcanzar registros negativos históricos en defensa. Es cierto que el bajo nivel de todos los equipos de la NFC Este permitió a Dallas mantener con chances de ir a postemporada hasta la semana 17. Sin embargo, una campaña como la anterior no se debería repetir.

Para ello, es importante que los Cowboys comiencen la temporada con fuerza. El primer gran reto lo tendrán en pleno comienzo de temporada contra los Buccaneers, campeones vigentes de la NFL. Y después de encarar a la ofensiva comandada por Tom Brady, la semana que viene en Los Ángeles les espera el novato ofensivo del año 2020: Justin Herbert.

Ahora, ¿cómo podrían los Cowboys tener un buen comienzo de temporada? He aquí las claves:

#1 – Derrotar a los Buccaneers en la semana 1

Sin duda, derrotar a los campeones reinantes en el juego inaugural sería un gran comienzo de temporada para los Cowboys. Sin embargo, esto no sería nada fácil. Tampa Bay tendrá de regreso a todos los titulares que llevaron al equipo a ganar el Super Bowl en la pasada campaña. Encabezados, por supuesto, por el experimentado mariscal Tom Brady.

Para lograr la victoria, la defensa de los Cowboys tiene como misión presionar e incomodar a Tom Brady, limitando su acción y aprovechando su poca movilidad. Aparte, la línea ofensiva vaquera tendrá que esforzarse al máximo para contener a la peligrosa defensiva de Tampa. Así, Dallas podrá desarrollar mejor sus ataques por aire y por tierra.

#2 – Tener a Dak Prescott saludable y en su mejor nivel

Si bien la primera clave se centra solo en el juego inaugural, esta y las siguientes aplican para el encuentro contra los Bucs y los que le siguen. Y, la primera de ellas, tiene que ver con el nivel de Dak Prescott.

En los primeros cinco juegos de 2020 antes de su lesión de tobillo, Dak Prescott iba a ritmo de record. Las proyecciones apuntaban que el mariscal podría tener una campaña con más de 6.000 yardas de pase. Ahora, con su regreso y con la ampliación de la temporada regular a 17 encuentros, la expectativa se mantiene intacta.

Sin embargo, Prescott expresó recientemente no querer llegar a esa cifra. ¿La razón? El mariscal piensa que el ataque de los Cowboys debe ser una amenaza por todos los frentes, ya sea en el juego de pases o en el juego terrestre.

“Para ser honesto, no quiero lanzar para 6.000 yardas”, dijo Prescott a los medios hace unos días. “Eso significaría que no estamos corriendo el balón. O bien, que probablemente no estamos haciendo lo que necesitamos para ser un equipo ganador y balanceado.”

Por supuesto, hay dudas en torno al estado físico de Dak Prescott. Tras la lesión de hombro que sufrió en la segunda semana del campamento, el mariscal estuvo varios días sin lanzar. Incluso, Dak no participó en ningún juego de pretemporada para que pudiera sanar por completo. Ahora, Prescott está recuperado y listo para la acción, pero el hecho de tener 11 meses sin jugar puede influir en su rendimiento. Especialmente al comienzo de la campaña.

#3 – Quitarle el balón al rival

Uno de los mayores reclamos hacia la defensiva de Dallas en años recientes es su incapacidad para generar cambios de posesión. Quitarle el balón al rival (en forma de intercepciones o fumbles) varias veces en un encuentro puede definir un encuentro, y eso lo sufrieron los Cowboys en 2020. Ahora, con Dan Quinn como coordinador defensivo, esa es una de las mayores prioridades de la defensa vaquera este año.

Por supuesto, este factor será clave desde el mismo juego de semana 1 contra Tampa Bay. Los Cowboys tienen que tratar de mantener a Brady fuera del campo lo más que puedan, y quitándole el balón a los Bucs es una forma de hacerlo. Para ello, la defensa vaquera tendría que provocar cambios de posesión que la ofensiva pueda capitalizar. Y esto aplicaría en general para toda la temporada.

#4 – La defensa debe dar signos inmediatos de mejoría

Tras la contratación de Dan Quinn como coordinador defensivo y la incorporación de varios refuerzos de ese lado del balón a través del Draft y la agencia libre, las intenciones de Dallas son claras: el mal rendimiento defensivo de 2020 no se puede repetir. Pero hay que ser realista, porque la defensa vaquera no se convertirá en la mejor de la liga de la noche a la mañana.

Sin embargo, un rendimiento más que decente y que no eche por tierra los resultados cosechados por la ofensiva sería ideal para este año. Un buen desempeño en defensa podría ser más que bienvenido en las primeras semanas, especialmente al enfrentar en semanas consecutivas a Tom Brady (MVP del Super Bowl pasado) y a Justin Herbert (Novato Ofensivo del Año en 2020).

#5 – Suerte con las lesiones

Otra de las cosas sucedidas en 2020 y que no deberían repetirse este año es la plaga de lesiones de los Cowboys. Como sabemos, la baja de Dak Prescott y de varios titulares en línea ofensiva mermó por completo el potencial de ataque del equipo. Y esto, combinado con el pobre rendimiento de la defensa, fue clave para el fracaso vaquero el año pasado.

Es cierto que las lesiones son un factor fortuito y difícil de controlar en una liga como la NFL. Sin embargo, que los titulares de los Cowboys puedan mantenerse sanos no solo sería bienvenido en el arranque de temporada, sino durante toda la campaña. Si esto ocurre, las chances de Dallas de llegar a los playoffs se incrementarían.

Al igual que en años anteriores, las expectativas en torno a los Cowboys son altísimas. El equipo vaquero tiene uno de los rosters más competitivos de la NFL, y en el papel son candidatos a llegar como mínimo a los playoffs. Sin embargo, quedará por ver si todas las piezas encajan como es debido y si la suerte acompaña a Dallas en este arranque de temporada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí