Inicio Noticias Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la ofensiva para dañar a...

Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la ofensiva para dañar a los Buccaneers?

495
0

El éxito de los Cowboys en la temporada se basará esencialmente en que el ataque cumpla con las altas expectativas que hay en esa unidad. Para ganar se necesitarán muchos puntos en cada juego porque la defensiva aún se está reconstruyendo. Aunque la primera prueba que tendrá la ofensiva no será nada sencilla. Al regreso de Dak Prescott después de casi un año se le añade que la defensiva de Tampa Bay dominó en 2020.

Línea ofensiva vs. Línea defensiva

La clave de la noche no estará en otro lado que no sea en las trincheras. Ayer hablamos de la importancia que tendrá presionar a Tom Brady, pero en ese sector también radicará el rendimiento del ataque de Dallas. Una muy mala noticia en este sentido fue la confirmación de que el mejor liniero no estaría por haber sido colocado en la lista de reserva/covid días atrás. Este martes Stephen Jones abrió una puerta para que Zack Martin pueda estar, aunque es difícil.

Perder al guardia derecho sería quizás un baldazo de agua fría para los planes de Kellen Moore. La situación es un poco más preocupante al agregar en la ecuación al rival. Si bien la defensiva a nivel global es muy sólida, el frente es donde nace todo. Cabe recordar lo que ocurrió en el Super Bowl cuando los Chiefs no tuvieron a sus tackles titulares.

En el interior de la línea tienen mucho poder en el veterano Ndamukong Suh. Sin embargo, a su lado hay un joven en crecimiento que ya se convirtió en una presencia importante. Vita Vea se perdió buena parte de la temporada pasada por una lesión de tobillo, pero retornó para los playoffs de gran manera.

Connor McGovern reemplazará a Martin de no mediar otros inconvenientes. En ese tópico se puede tomar como un punto a favor que al menos McGovern ganó experiencia en el último año por las bajas que tuvieron los Cowboys en la línea ofensiva. El problema es que los Buccaneers cuentan además con edge rushers peligrosos.

Una variable vital para el rendimiento futuro de la unidad será la salud de Tyron Smith y La’el Collins. Por el momento se cree que Collins estará a pesar de haber tenido molestias en el cuello, por lo que eso representaría una buena novedad para Prescott. Ambos serán fundamentales este jueves porque se medirán con Jason Pierre-Paul, Shaquil Barrett y el novato Joe Tryon.

El coordinador defensivo Todd Bowles es incluso alguien muy destacado en la NFL, por lo que el planeamiento deberá funcionar a la perfección. Un tema que no podrá ser dejado de lado es Devin White, quien finalizó segundo en su equipo con nueve capturas a pesar de ser un linebacker. Pero hay motivos para pensar que Dallas puede causarle daño a los Buccaneers.

Por lo pronto, deberán darle tiempo a Dak a como dé lugar. En eso dependerán mucho de las actuaciones individuales. Sin embargo, Moore se mostró muy capaz de diseñar la ofensiva y seleccionar las jugadas correctamente. Una acción repetida que sigue siendo efectiva son los roll outs, sobre todo hacia la derecha.

Acerca de lo que no hay dudas es que el quarterback deberá deshacerse del balón rápido. Un pase incompleto siempre es mejor que ser derribado. Diagramar envíos en rutas sencillas será una forma de ayudar al QB a mover las cadenas con facilidad. Teniendo en cuenta que la defensiva terrestre de los Bucs fue la mejor de la liga, el siguiente factor será decisivo.

Receptores abiertos vs. Backs defensivos

Una faceta muy dispar es la de los wide receivers de Tamp Bay frente a los esquineros de los Cowboys. El trío Mike Evans-Chris Godwin-Antonio Brown podría generar muchos problemas. Sin embargo, los tres receptores que rodearán a Prescott no tienen nada que envidiarles. La desventaja de la defensiva secundaria también podría verse cuando se invierta la posesión.

Los Buccaneers tampoco cuentan con un shutdown corner confiable. En cobertura individual difícilmente puedan contener a Amari Cooper, CeeDee Lamb o Michael Gallup. Las estadísticas de la temporada pasada marcan que finalizaron en el puesto 21 en yardas permitidas por aire promediando 246.6 por juego.

Una cifra que otorga mayor optimismo son las yardas concedidas por cada cornerback. Sean Murphy-Bunting fue quien más yardas permitió con 942 y Carlton Davis concluyó quinto con 855. Esos son los CBs que iniciarán en el juego inaugural, por lo que indudablemente ahí estará el área indicada para explotar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí