Inicio Noticias Ahora que Jason Garrett está oficialmente fuera del equipo, ¿Qué pasará con...

Ahora que Jason Garrett está oficialmente fuera del equipo, ¿Qué pasará con el resto del cuerpo de entrenadores?

4433
0

Cuando un entrenador en jefe se va por no haber alcanzado los objetivos pospuestos por la organización, este usualmente se marcha junto con su cuerpo de entrenadores, o por lo menos con una gran parte de este.

Entiéndase por grupo de entrenadores a quienes ejercen roles como el de coordinador ofensivo, coordinador defensivo o los entrenadores de las distintas posiciones (quaterbacks, equipos especiales, defensa secundaria, entre otros).

La salida de Garrett apenas se hizo oficial el día de ayer, así que no sería de extrañarse si dentro de los próximos días se den a conocer qué otros entrenadores estén abandonando el equipo también.

Algunos de los entrenadores que se encuentran bajo la lupa están más que todo relacionados a la parte defensiva o de equipos especiales; ámbitos en los cuales los Cowboys decepcionaron rotundamente.

Estos entrenadores son: el coordinador defensivo Rod Marinelli, el coordinador del juego aéreo y de la defensa secundaria Kris Richard, el coordinador de equipos especiales Keith O’Quinn, el entrenador de safeties Greg Jackson, el entrenador de linebackers Ben Bloom y el entrenador de tackles defensivos Leon Lett.

Sin embargo, un fracaso como el de este año 2019 pone también en duda la capacidad de los entrenadores ofensivos, a pesar de haber sido esta la mejor faceta del equipo durante la temporada.

El entrenador de receptores abiertos Sanjay Lal, el entrenador de la línea ofensiva Marc Colombo, el entrenador de quaterbacks Jon Kitna y el coordinador ofensivo Kellen Moore, se encuentran todos en duda para volver en la temporada 2020, pero a continuación indagaremos sobre este último y por qué los Cowboys deberían retenerlo para la próxima campaña.

El joven coordinador de 31 años, Kellen Christopher Moore lideró a los Vaqueros a un 2019 impresionante desde el punto de vista ofensivo.

Moore no significó un gran cambio en el libro de jugadas para los Cowboys, aplicando de hecho muchas de las mismas jugadas que el equipo venía utilizando en temporadas anteriores, pero con un giro distinto: el movimiento en la línea de scrimmage antes del snap. Factor vital en el éxito de la ofensiva vaquera.

Aparte de ayudar al equipo como un todo, Moore también impactó positivamente a los jugadores de manera individual. Prescott pasó para más de 4.000 yardas, Elliott corrió para más de 1.000 yardas, y tanto Amari Cooper como Michael Gallup recibieron para más de 1.000 yardas cada uno.

Prescott fue uno de los más beneficiados con la llegada de Moore, ya que este tuvo la mejor temporada de su carrera. Sus 4.902 yardas fueron la segunda mayor cantidad en la liga, además de ser el cuarto lugar en cuanto a pases para touchdown con 30.

El siguiente entrenador en jefe que tome el lugar de Garrett debería tener en cuenta lo logrado por el joven Moore la pasada temporada, además considerando que este fue tan solo su primer año ejerciendo tal rol en la NFL.

Ahora bien, si el próximo entrenador en jefe de los Cowboys es un tipo “ofensivo” (como es el caso de Mike McCarthy), ¿debería este retener a Moore y a Kitna?, pues realmente no, así que quizás uno de ellos se tenga que ir. El año pasado entre Garrett, Moore y Kitna hubo muchos desacuerdos, y ya saben como va el dicho: demasiados cocineros arruinan el caldo.