Inicio Noticias Dallas debe mejorar en ofensiva si quiere llegar lejos en la postemporada

Dallas debe mejorar en ofensiva si quiere llegar lejos en la postemporada

1022
2

A tres semanas del final de la temporada regular, los Cowboys están a un paso de volver a la postemporada por primera vez desde 2018. Esto ha generado muchas expectativas, en especial por la gran mejoría de la defensa bajo el mando del coordinador defensivo Dan Quinn. Sin embargo, algo que sigue siendo un punto de preocupación es el rendimiento ofensivo de los vaqueros en los últimos juegos.

El juego del pasado domingo contra los Giants no fue la excepción. Ante un debilitado equipo neoyorquino, la ofensiva vaquera solo logró registró 328 yardas totales (203 de pases y 125 por tierra) y dos touchdowns. Estas anotaciones, vale mencionar, vinieron luego de dos jugadas defensivas que dejaron a Dallas en buena posición dentro del campo rival. Y eso es algo que ha sido tendencia en los últimos tres encuentros.

Aunque los Cowboys lograron la victoria, el rendimiento ofensivo sigue distando del mostrado en los primeros siete juegos de la temporada. En ellos, Dallas siempre estuvo por encima de las 380 yardas totales en ataque. Mientras, en cinco de los últimos siete encuentros, la ofensiva vaquera ha estado por debajo de esa cifra.

Por otra parte, tenemos el rendimiento de Dak Prescott. Ante los Giants, el mariscal completó 28 pases de 37 intentos (75,68%). De hecho, Prescott no superaba el 70% de pases completados desde el juego de semana 10 contra los Atlanta Falcons (77,42%). Sin embargo, su producción ofensiva contra New York (217 yardas de pase y un pase para touchdown) mantuvo la línea de los últimos encuentros.

Sigue llamando la atención que la ofensiva de Dallas no ha mostrado un buen nivel desde la semana 9. Esto, justamente, después del regreso de Prescott tras sufrir una lesión de pantorrilla sufrida en la semana 6 contra New England. Sin embargo, el desempeño de Dak no ha sido el único factor de peso.

No olvidemos que el juego por tierra tampoco ha estado a un gran nivel. Ezekiel Elliott viene arrastrando una lesión de rodilla que le ha afectado en varios encuentros. Aparte, Prescott parece no estar en sintonía con su cuerpo de receptores. De ellos destaca el caso de CeeDee Lamb, quien dejó caer algunos pases importantes contra los Giants. Por último, también están los constantes cambios en línea ofensiva, la mayoría debidos a bajas puntuales.

En Dallas están conscientes de las cosas a arreglar

Tras el último juego, no queda duda que la defensa de los Cowboys está jugando mucho mejor que la ofensiva. Aunque se reconoce el gran trabajo que están haciendo Dan Quinn y sus dirigidos, no deja de preocupar que el ataque vaquero siga sin mostrar de nuevo la potencia que tuvo al comienzo de la campaña.

Así lo reconoce Dak Prescott. En sus declaraciones después del juego contra los Giants, el mariscal de Dallas admitió que la defensiva vaquera le está “pateando el trasero” a la ofensiva. Sin embargo, Dak confía en que el ataque pueda mejorar, y que la diferencia de niveles entre ambas unidades se reduzca.

“Estamos tratando de estar al tope en el momento indicado, y asegurarnos que vayamos a la postemporada con impulso, jugando nuestro mejor fútbol”, dijo Prescott en declaraciones recogidas por Jori Epstein de USA Today Sports. “Nuestra defensa está haciendo eso, y nuestra ofensiva aún tiene que crecer. Nuestras expectativas y estándares están muy arriba. Así que seguiremos presionando hasta llegar allí, y luego, ir más allá”.

Sin duda, la ofensiva de los Cowboys debe recuperar su mejor nivel si quiere llegar lejos en los playoffs. Con los cambios de posición en la clasificación de la Conferencia Nacional, Dallas está incluso en la pelea por el primer puesto. Ese lugar, recordemos, daría una semana de descanso y la ventaja de jugar como local durante los playoffs. Sin embargo, si la ofensiva sigue sin carburar en enero, es probable que el equipo vaquero pueda caer en la primera ronda de la postemporada.

Por el momento, los Cowboys aún tienen tres juegos por delante para que su ofensiva recupere su nivel. El duelo señalado en rojo es el de semana 17 contra los Cardinals. Aparte de ser clave para las posiciones en la NFC, este juego probará si los Cowboys tienen el calibre necesario en ofensiva para dar la pelea en los playoffs. O bien, si dependerán exclusivamente de la defensa como en los últimos encuentros.

2 COMENTARIOS

  1. Esperemos sí reaccionen, no es tan fácil como decir “la próxima lo logramos” en especial con todos los que pueden dejar el equipo la próxima temporada, como ya dije a esperar un milagro a la ofensiva… y esperemos no sigan con sus mismas excusas si pierden o si no generan nada a la ofensiva… pero bueno espero con “ansias” la “experta” opinión y análisis de Angelo jajajajajajaja jajajaja… será el centro, guardia o tackle el culpable, acompañemos a saber quién es el culpable de los nefastos pases, desiciones de Prescott a base de sus conocimientos para que al cambiar a alguien o a toda la línea ofensiva, mágicamente le den talento a Prescott y sus pases sean de otro nivel. Aunque en temporadas pasadas (sin contar 2020) con una línea ofensiva sólida no ví esa magia ni que llegarán a final de conferencia mínimo… pero bueno, el que sabe, sabe. Saludos Angelo

Comments are closed.