Inicio Noticias Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la defensiva para frenar a...

Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la defensiva para frenar a los 49ers?

2289
0

La hora esperada por todos desde el inicio de la temporada llegó. El sembrado de la Conferencia Nacional dio un vuelco que no era tan probable con la clasificación de los Cowboys como el #3. En la teoría debería ser una buena noticia porque enfrentará a un rival inferior además de esquivar hasta una potencial final. Sin embargo, en cuanto al duelo de estilos San Francisco quizás sea el más difícil que podía tocar.

Quarterback y línea ofensiva vs. Pass rushers

Lo que sí beneficia a Dallas es que enfrentará al tipo de mariscal de campo que le conviene. Kyler Murray demostró ser muy complicado de detener por su gran movilidad. Lógicamente ese no es el caso con Jimmy Garoppolo. Cuando el QB se muestra en ritmo puede hacer mover a la ofensiva de manera eficiente, pero sus limitaciones son evidentes.

No hay ninguna duda de que es el eslabón más débil de la unidad. La prueba irrefutable es que los 49ers dieron dos selecciones de primera ronda en el último draft para subir del puesto 12 al 3 con la intención de tomar a Trey Lance. El novato está aún desarrollándose en la banca, aunque esa gran apuesta habla a las claras de cierta desconfianza.

Garoppolo es un pocket passer como los de antes. Si bien se mueve bien en la bolsa de protección, las falencias que posee son bastante bien resguardadas por el head coach Kyle Shanahan. Lo que verdaderamente no puede hacer con frecuencia es estirar las jugadas, por lo que allí debería aprovechar la defensiva.

Una novedad favorable de la temporada fue la presión al quarterback. Ese rubro tan esencial para el funcionamiento de cualquier equipo en ese lado del balón tuvo una mejoría notable. El principal contribuyente fue sin ninguna duda Micah Parsons, pero su arribo provocó un efecto en cadena. Tanto DeMarcus Lawrence como Randy Gregory tuvieron grandes rendimientos.

La esperanza de Dan Quinn deberá basarse en ese sector. Si los Cowboys lograr apurar las decisiones de Garoppolo, buenas cosas sucederán. Una ausencia vital en su último juego fue la del excelente tackle izquierdo Trent Williams por una lesión en el codo. Aún es muy temprano para saber su disponibilidad, pero sería una baja demasiado sensible.

Corredores vs. Defensiva terrestre

La gran clave para el triunfo se mantendrá en esta área. En caso de que Dallas no pueda contener esta faceta del ataque, será una tarde cuesta arriba. Correr con el ovoide es la identidad de San Francisco. Quizás si tuviera un mejor pasador Shanahan optaría por ir al aire más seguido, pero la realidad actual marca que son un equipo corredor.

Las estadísticas demuestran esa tendencia de manera perfecta. En la distribución del tipo de jugadas que utilizan se ve la intención del HC. Los números indican que ocupan el cuarto lugar con un 47.7% de las veces yendo por la vía terrestre. El lado bueno es que si logran detener la fortaleza del adversario las posibilidades aumentarán.

Aunque no será nada sencillo. Los 49ers pueden conseguir yardas con cualquier corredor porque tienen un sistema muy aceitado. Sin embargo, tienen en su roster a una de las sorpresas menos reconocidas. Su líder corredor tuvo un gran impacto en la NFL a pesar de que no fue más que un pick de sexta ronda.

Elijah Mitchell es a quien debe prestarle mucha atención la defensiva. Las 963 yardas que consiguió por tierra son una cifra fantástica teniendo en cuenta que estuvo presente en apenas once juegos. Ese total le valió finalizar octavo en la liga. SF apostó por el 4.35” en las 40 yardas obtenido en su Pro Day y esa velocidad se vio en el terreno siendo novato.

Una cuestión que debe ser considerada como prioridad es una variable muy utilizada. En el siguiente segmento hablaré más de Deebo Samuel porque es un receptor abierto. Sin embargo, es una herramienta confiable también aquí. Las jet sweeps con el wide receiver son un arma a la que apelan bastante. A su vez logró ocho anotaciones acarreando el ovoide.

Receptores abiertos vs. Backs defensivos

Un emparejamiento que Shanahan querrá explotar se verá entre estos protagonistas. No tanto a nivel individual, sino en lo referido a una situación específica. Las palabras clave en esta ocasión son yardas después de la recepción. Ese choque de realidades tiene condiciones muy favorables a los visitantes.

El juego aéreo de los 49ers básicamente depende de eso. Las planillas de Garoppolo se apoyan mucho en lo que hagan sus receptores tras atrapar el balón. Hay una gran cantidad de pases al centro, slants y pases pantalla en los que la habilidad de sus play-makers es vital. En ese departamento hay tres jugadores destacados.

Samuel es hoy en día el principal play-maker para tener en cuenta. Según el sitio The Football Database, el WR fue superado únicamente por Cooper Kupp en esa categoría de YAC o yards after catch al obtener 780 de esa manera. Eso representa un 55% sobre su acumulado de 1.405, por lo que es un muy probable inconveniente cada vez que lo involucran.

La otra estrella es George Kittle. El ala cerrada tiene un gran entendimiento con Garoppolo, pero es su potencia lo que separa al TE del resto. Kittle es un magnifico bloqueador que tiene las habilidades de cualquier destacado wide receiver cuando está en campo abierto. Una tercera pieza es un WR con bastante explosión como Brandon Aiyuk.

Esa capacidad de avanzar mucho tras un pase completo es una fortaleza que crece al compararla con la defensiva. Ahí se ve una clara debilidad. Dallas se ubica como el cuarto peor con 2172 yardas permitidas luego de la recepción. Por ese motivo este duelo muy posiblemente ocasionará problemas para los backs.

Ir por el ovoide cuando está en el aire caracterizó a los esquineros esta temporada. Trevon Diggs es el máximo exponente de ese estilo. No se conformó con desviar envíos, sino que buscó intercepciones. Eso le valió conceder jugadas grandes, pero también logró once picks. Los pases de Garoppolo suelen ser una tentación para los cornerbacks. Aunque quizás un poco menos de agresividad ayudaría aquí a evitar escapadas que generen confianza en la ofensiva.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí