Inicio NFL Draft: Micah Parsons, Perfil de Jugador

NFL Draft: Micah Parsons, Perfil de Jugador

Micah Parsons

Micah Parsons


Altura: 191cm
Peso: 111kg
Universidad: Estado de Pennsylvania
Posición: Apoyador
Biografía

No hay dudas de que la trayectoria de Parsons está ligada por completo a Pennsylvania. Desde chico logró destacarse por ser más rápido y fuerte que los compañeros de su misma edad. Su padre, Terrence, siempre tuvo claro que la única manera de que sus hijos pudieran ir a la universidad era a través del deporte.

Como las condiciones económicas no eran ideales, se encargó de llevar Micah y sus hermanos Terrence Jr. y Shatara a todas las competencias que tuvieran. Aunque el ahora linebacker tuvo algunos inconvenientes en su trayecto. Un ejemplo de esto fue cuando debió cambiarse de high school por un incidente confuso en la cafetería de la institución Central Dauphin.

Ese episodio le valió una suspensión de diez días que se combinó con una situación económica en la vivienda de su madre Sherese. Principalmente este contexto lo obligó a mudarse. Allí es cuando regresó a su lugar de nacimiento para representar a Harrisburg. Luego de quedarse afuera del juego frente a su ex equipo, sencillamente explotó al máximo su capacidad.

Pero lo curioso es que no lo hizo como el líder de la zona media que es hoy en día. Si bien era un buen ala defensiva, se destacó como el corredor de los Cougars en su temporada senior. Ese año consiguió 1.239 yardas por tierra y 27 anotaciones en 109 acarreos. En el lado defensivo tampoco le fue nada mal porque logró 9.5 capturas y hasta añadió un pick six.

Las controversias son algo que rodeó a Parsons sobre todo en su reclutamiento. En 2017 se había comprometido verbalmente con Penn State, pero luego revocó su decisión. Su padre fue el que instó a esa decisión para que pudiera tener un mejor panorama de las ofertas recibidas por parte de programas muy prestigiosos.

Oklahoma, LSU, Clemson, Alabama, Michigan, Georgia, Ohio State, Notre Dame, Florida son las más reconocidas en ofrecerle una beca. La lista de lugares que visitó estuvo conformada por Penn State, Nebraska, Oklahoma, Georgia y Ohio State. Esta última es donde cometió un error en lo que era la primera visita de su recorrido.

Por reglas de la NCAA está prohibido que los posibles reclutados tengan contacto con atletas que hayan competido para esa casa. Por la mañana visitó los estudios de ESPN para tomarse una foto con Kirk Herbstreit. Pero ese fue apenas el primer paso en falso. Unas horas más tarde publicó un tweet acerca del juego de los Buckeyes de aquel día. Eso fue todo.

Los vaivenes de su elección lo llevarían otra vez hacia el inicio del camino. La decisión final estaba entre Georgia y Penn State. Sin embargo, si optaba por los Bulldogs iba a ser difícil que sus seres queridos lo fueran a ver por el costo que eso implicaba. De esa manera se volcó por quedarse en su estado natal.

Video Profile

Carrera Universitaria

Luego de tantas idas y vueltas en el proceso de reclutamiento llegó el momento de demostrar por qué estaba calificado con cinco estrellas. Una exitosa trayectoria en high school generó muchas expectativas en torno al corredor/ala defensiva. Sin embargo, el entrenador James Franklin lo cambió a linebacker desde el inicio.

Esa decisión probaría ser muy acertada sin esperar demasiado. En 2018 Parsons tuvo un protagonismo como el de un titular a pesar de ser freshman. La capacidad atlética que mostró como RB se vio también sin el balón en su primera temporada como LB. Su talento hizo que consiguiera 82 tackles combinados -47 solo-, cuatro TFL, 1.5 sacks y dos fumbles forzados.

Pero su nivel subió un escalón más en 2019. Allí se convirtió en el líder de la defensiva como un jugador de impacto muy influyente. Si bien estuvo en 13 juegos como en el año anterior, su producción mejoró notablemente. Logró 109 tackles -52 individuales-, 14 TFLs, cinco capturas, cuatro fumbles forzados y uno recuperado. A su vez añadió cinco pases defendidos.

La situación mundial que frenó todas las actividades en 2020 hizo que su carrera en Penn State finalizara antes. Así es que en agosto dio a conocer que voluntariamente se bajaba de la competencia porque quería proteger a su hijo de dos años de la situación del covid. Si bien para muchos eso podría presentar un interrogante por la inactividad, su talento está por encima.

Análisis

A diferencia de lo que suele suceder en la mayoría de los drafts, el mejor defensivo de esta clase no es un ala defensiva. La presencia de Parsons como un prospecto destacado es algo muy repetido por los expertos a pesar de no haber competido en 2020. Sus cualidades lo colocan incluso como un pick Top 10.

El mayor atributo que posee está en su condición atlética. Son muchos los elementos que podría aportar, pero todo es posible gracias a esto. Evitar bloqueos, taclear bien, ser sólido en cobertura o presionar al quarterback son todas cosas que puede hacer. Sin embargo, su capacidad física es la que permite todo eso.

Una cuestión que lo identifica es su versatilidad. Si bien linebacker es su puesto, la variedad la aporta variando su alineación en esa posición. Su lugar natural es el centro como middle linebacker porque allí tiene la posibilidad de influir en el juego de muchas maneras. No obstante, tiene las condiciones para ser un OLB temible en la NFL.

La principal ventaja que tiene Parsons sobre el resto de los linebackers de esta clase es su pasado como defensive end. Haber jugado allí le da una serie de herramientas que nadie posee. Porque precisamente una de sus tantas virtudes es que puede llegar al mariscal de campo con bastante frecuencia. 

Su experiencia compitiendo contra linieros lo convierte en una navaja suiza para el coordinador defensivo que logre elegirlo. Por eso es que seguramente será mejor aprovechado en un esquema múltiple que le permita tener libertad para presionar. Si ese equipo es además efectivo utilizando blitz, entonces su impacto podría multiplicarse.

Aunque hay otro beneficio en jugar tanto tiempo como defensive end. Esto es la oportunidad de aprender a sacarse de encima bloqueos. Una habilidad que es fundamental para los linebackers porque muchas veces los linieros ofensivos suben al segundo nivel para generar jugadas grandes por tierra.

Poder ser efectivo a pesar de estar en el tráfico es clave para la zona media. Si un linebacker queda enganchado en un bloqueo, los corredores tendrán un duelo favorable con un DB. Esa experiencia lo ayudó enormemente en esta faceta. Otra característica fundamental que posee es la seguridad a la hora de taclear.

Cada vez más se ven a defensivos que buscan únicamente el golpe espectacular. Sin embargo, esa modalidad lleva a muchos tackles errados por ir de manera desesperada contra el ofensivo. La virtud de Parsons está en su técnica. Quizás no aparezca en los highlights por ese tipo de acciones, pero tampoco estará al errar un intento de derribo. 

El puesto de MLB es el que mejor se aplica porque allí puede explotar sus increíbles características atléticas. Algo fundamental hoy en día es que los linebackers puedan estar en el terreno de juego todo el tiempo. Este factor es ineludible porque es lo que lo coloca como un posible Top 5.

 

Antes explicamos que es muy confiable ante los ataques por tierra. Eso le permitirá estar siempre desde el inicio de cada serie. Pero lo destacado en él es que en las situaciones de pase no deberá salir del campo por alguien mejor en el juego aéreo. La primera explicación es que tiene la capacidad de brindar un verdadero rango sideline-to-sideline.

 

Su mejor rol en esa área es en cobertura zonal. Si bien puede cubrir a alas cerradas por su gran tamaño, es la defensiva por zonas donde tiene más probabilidades de brillar. No simplemente porque puede leer al QB, sino que reconoce rutas bastante bien. La explosión que tiene facilita la tarea de cerrar ventanas de pase.

Una mejor interpretación tanto de los play-action como de las read option es algo en lo que deberá evolucionar. Quizás perder un poco de peso será muy favorable para ganar la velocidad que tanto se necesita en el nivel de competencia más alto. Tener relativamente poca experiencia como linebacker podría ser preocupante, aunque demostró una rápida adaptación.

 

Fortalezas 

  • Buena velocidad de seguimiento a los rivales
  • Habilidades fenomenales en la defensa de pases
  • Puede medirse sin problemas con receptores más grandes
  • Su longitud le permite ser totalmente disruptivo
  • Su tamaño se adapta perfectamente a su estilo de juego agresivo
  • Le dificulta a los receptores rivales hacer sus rutas correctamente
  • Suele quedarse muy cerca de la persona que tiene que cubrir
  • Los receptores raramente pueden relucir cuando Horn los está cubriendo
  • Sus acciones compensan el tiempo en las jugadas y ayudan a cambiar el curso de los encuentros. 
  • Hace un buen trabajo manteniéndose calmado y paciente mientras cubre las rutas

Debilidades

  • Le falta un poco más de producción con el balón y jugadas de nivel, como intercepciones
  • Necesita mejorar sus habilidades de rastrear el balón en el aire
  • Debe ser más disciplinado en el juego físico
  • Debe tener menos contacto incorrecto con los rivales, algo que podría causarle muchas penalizaciones en la NFL
  • No luce cómodo en otras situaciones que no sean cubrir a un solo hombre
  • No deslumbra mucho en esquemas de cobertura 3